PATOLOGÍAS EN LAS DECISIONES GRUPALES

La toma de decisión en grupos se estudia en el seno de la Psicología Social, donde se investiga y se analizan las pautas del comportamiento intragrupo en todas sus facetas y enfoques. La importancia de la toma de decisiones en grupo y su interacción social es considerable a juzgar por la atención prestada desde el ámbito de la investigación grupal.
Por razones de cooperación y coordinación en múltiples niveles de la sociedad se puede afirmar que numerosos problemas tienen que ser abordados y solucionados por grupos en lugar de por individuos. Por ejemplo, típicos problemas de planificación en actividades empresariales requieren las habilidades y especialización de expertos en marketing, finanzas, recursos humanos, etc. Pocos individuos poseen de manera conjunto todas estas habilidades y conocimientos, haciendo inevitable la participación de grupos de expertos en las distintas áreas.

Muchas son las razones de porqué casi todas las sociedades humanas, a la hora de tomar decisiones, depositan su confianza en pequeños grupos para tomar decisiones trascendentes. Para Gigone & Hastie (1993) los grupos en comparación con los individuos son más capaces de representar la diversidad de metas y valores, de distribuir la responsabilidad en decisiones consecuentes, y de conseguir el compromiso de muchos actores a la vez en el curso de la acción. Desde la sabiduría popular se ha recurrido constantemente al viejo proverbio “varias cabezas piensan mejor que una”. Existe también la creencia de que bajo determinadas circunstancias, los grupos pueden tomar decisiones más fiables que los individuos. Una de las condiciones más comúnmente citadas sobre la superioridad de las decisiones del grupo es aquella situación en la que los componentes del grupo aportan información válida, relevante e independiente.
Resulta obvio significar en este caso el valor añadido que ello supone en el proceso de toma de decisión. Witte & Davis (1996) afirman que los grupos pequeños no son sólo agentes primarios en el desempeño de multitud de tareas dentro de las organizaciones, sino que juegan un papel esencial como promotores de sus ideas para que sus acciones sean comprendidas y aceptadas.
El desempeño de un grupo en una particular tarea, depende de varios factores que interactúan entre sí (Steiner, 1972); los recursos disponibles y las estrategias utilizadas por el grupo en la utilización de esos recursos. El mismo Steiner introduce lo que denomina “pérdidas de proceso” refiriéndose a los costes de transacción incurridos en la solución del problema en grupo. Por ejemplo, un proceso participativo puede producir una mayor satisfacción entre los miembros del grupo, que un proceso analítico, pero en puede llevar más tiempo y ser menos efectivo en generar a una solución óptima.
En el estudio de la decisión grupal tiene una significación especial el análisis y la descripción del proceso de esa toma de decisiones. Entre las distintas propuestas de procesos de decisión está la Kleinbdorfer et al. (1994, p. 13) que proponen las siguientes fases:
1) Encontrar el problema e identificarlo;
2) Análisis del problema;
3) Evaluación y elección; y
4) Aplicación, legitimación y aprendizaje.
Recientemente autores como Burn (2004, p. 337) describen dicho proceso en seis etapas:
1) Definición del problema. El objetivo sobre el que se centra la toma de decisión debe estar claramente formulado; a más claridad informativa entre los miembros del grupo más calidad en la toma de la decisión.
2) Identificación de las opciones. Consiste en analizar aquellas alternativas disponibles con las que cuenta el grupo de manera abierta y sin limitaciones.
3) Recogida de información. Definidas las opciones es fundamental recoger la información relevante y su puesta a disposición de todos los miembros.
4) Evaluación de opciones. Conlleva el análisis objetivo de dicha información valorando costes y ventajas de cada una.
5) Toma de decisión. Mediante la aplicación de un método aceptado implica la selección de una de las opciones.
6) Implementación de la decisión. Implica poner en marcha la decisión, fases, tareas, secuencia de actividades, etc.
Patologías en los procesos de decisión
En los procesos de decisión grupal se producen algunas patologías que conllevan valoraciones erróneas o sesgadas, y que son objeto de estudio y atención. ¿Porqué “patologías? Porque las decisiones tomadas derivan en mecanismos que desvirtúan debilitan o vulneran el resultado óptimo del grupo y provocan un pobre desempeño.
Detrás de estas patologías está lo que se denomina la “Influencia social”, proceso mediante el cual las personas influyen directa o indirectamente sobre los pensamientos, sentimientos y conducta de los demás. Las más destacables son las siguientes:
1) el pensamiento grupal,
2) el conformismo y
3) la polarización.
El Pensamiento Grupal “Groupthink”
Groupthinkes un término acuñado por el psicólogo Irving Janis (1972) que describe el proceso por el cual un grupo puede tomar decisiones equivocadas o irracionales. Según el autor, hay una serie de factores que contribuyen al proceso defectuoso de la decisión tomada. En esta situación cada miembro del grupo trata de conformar su opinión pensando en el consenso del grupo. En un sentido podría parecer racional esta forma de actuar, pero el resultado deriva a una situación en la que el grupo, de manera conjunta, acuerda determinada acción que a título personal considerarían desaconsejable.
La definición original de Janis es: “Un modo de pensamiento que las personas adoptan cuando están profundamente involucradas en un grupo cohesionado y cuando los esfuerzos de los miembros por la unanimidad superan la motivación para valorar de forma realista cursos de acción alternativos”.
La esencia del pensamiento grupal es la búsqueda del acuerdo por encima de todo y tiende a producirse en comités y grandes organizaciones. El modelo contempla tres grupos de variables: antecedentes, síntomas y defectos.
Respecto a los antecedentes el autor cita varios tipos:
1)    existencia de una fuerte cohesión del grupo,
2)    defectos estructurales de la organización, como el aislamiento del grupo, la ausencia de procedimiento metodológico, ausencia de liderazgo imparcial, y homogeneidad del grupo,
3) contexto de la situación, como elevado grado de estrés y baja autoestima del grupo por fracasos precedentes.
Los síntomas propuestos por Janis indicativos de este fenómeno son:
-       visión de superioridad del grupo,
-       cerrazón mental y desprecio hacia otros grupos,
-       ilusión de invulnerabilidad,
-       creencia incuestionable en la moralidad del grupo,
-       racionalización colectiva de las decisiones del grupo,
-       estereotipo compartido de miembros de fuera del grupo,
-       autocensura (no hablar en contra de la opinión mayoritaria por miedo al ridículo o por el deseo de mantener la armonía),
-       ilusión de unanimidad,
-       presión directa a quienes se oponen.
Respecto a los defectos Janis (1982) señala la insuficiente consideración de alternativas, insuficiente análisis de riesgos, insuficiente búsqueda de información relevante, sesgos en el procesamiento de la información y ausencia de planes de contingencia.
Sobre las formas de reducir o eliminar este defecto en la toma de decisiones grupales,  Janis (1982) propone los siguientes mecanismos:
1)  todos los miembros ostentan el rol de evaluadores y el líder acepta críticas;
2) el líder se mantiene imparcial, no muestra sus preferencias y expectativas al inicio del proceso de decisión;
3) creación de varios grupos de planeamiento de medidas y evaluación;
4) varios grupos se reúnen para analizar y revisar críticamente la cuestión;
5) se somete a discusión de forma recurrente el tema;
6) invitación de profesionales externos;
7) los miembros del grupo asumen el rol de “abogado del diablo” de forma rotatoria;
8) valorar señales de advertencia de rivales externos para controlar la ilusión de invulnerabilidad;
9) reuniones de segunda oportunidad para revisar los acuerdos preliminares.
El Conformismo
El conformismo es el resultado de un proceso de influencia por el que uno los miembros de un grupo social modifica su comportamiento, opiniones y actitudes para encajar con la mayoría del grupo.
En Psicología Grupal el conformismo se define como un proceso de influencia social por el que una persona modifica sus sentimientos, opiniones y conductas en dirección a la posición mantenida por el grupo mayoritario, como resultado de la presión física o simbólica ejercida por un líder del grupo o por el propio grupo (Kleinbdorfer et al.,1994, p. 219).
El conformismo constituye un tipo de influencia normativa. Lo que defiende la mayoría de un grupo tiene la consideración de “norma”, cómo actúa, o cómo es normal actuar (denominada norma descriptiva) y como se espera que se actúe (denominada norma prescriptiva).
El conformismo es un fenómeno correspondiente a la influencia de los grupos. Un grupo puede influir en sus miembros por medio de procesos subconscientes o a través de una manifiesta presión de pares sobre los individuos. El tamaño del grupo, la unanimidad, la cohesión social y el estatus social, compromiso previo y opinión pública, ayudan a determinar el nivel de conformidad que un individuo reflejará hacia su grupo.
Dentro del conformismo, Huici (2011, p. 289) recoge y explica la “incertidumbre” de Festinger (1950). Cuando se trata de juicios acerca de la realidad social, el individuo se encuentra en una situación de incertidumbre, se siente incapaz de determinar por sí mismo una respuesta válida debido a la ambigüedad de la situación.
En este contexto el individuo tiende a imitar el comportamiento de aquellos que considera una referencia válida, descrita como “normal”, como una forma de validar subjetivamente cuál es la respuesta más adecuada. En definitiva, los demás ejercen una influencia cuando se trata de juicios sobre la realidad social. Pero para que se reduzca la incertidumbre se requiere un “consenso social”, es decir, que la respuesta ante una determinada situación sea percibida como la correcta por la mayoría del grupo.
La Polarización
El problema de la influencia en grupos también se manifiesta a través de lo que se conoce como “efecto polarización”. Stoner (1968) halló en sus investigaciones que después de que un grupo hubiera debatido si abordar o no una inversión en un proyecto determinado, el grupo en conjunto era más proclive a asumir riesgos que de forma  individual.
Bajo determinadas condiciones hay una tendencia de los grupos a polarizar la opinión mayoritaria. Esto se observó cuando desde el principio hay una inclinación marcada hacia una u otra alternativa. Stoner concluye que lo que el grupo hace, no es necesariamente más arriesgado que lo que hacen los individuos. Lo que sucede es que el grupo toma decisiones más extremas que los individuos.
Normalmente cuando un grupo se reúne para discutir cualquier tema, la actitud final del grupo es la misma que la que tenía al principio pero más intensa. En otras palabras, la discusión tiende a fortalecer la inclinación promedio del grupo hacia el polo dominante. A este proceso, por el cual se fortalecen las inclinaciones iniciales de un grupo se llama “polarización del grupo”.
En resumen podemos concluir en el grupo, como ente de toma de decisiones, no es  un mero marco neutral donde se ajustan las posiciones individuales. La forma  mediante la cual el grupo interactua genera deformaciones de funcionamiento que hemos llamado “patologías” y que desvirtúan la función del mismo.
Referencias bibliográficas:
 
Burn, S.M. (2004): Grups. Theory and Practice. California. Thompson and Wadsworth.
Festinger, L. (1950): Informal social communication. En Huici, C.; Molero, F.; Gómez, A.; Morales, J.F. (Coord.) (2011), Psicología de los Grupos. Universidad Nacional de Educación a Distancia.
Gigone, D.; Hastie, R. (1993): The Impact of Information on Group Judgment: A Model and Computer Simulation. En E. Witte & J. H. Davis (eds.) Understanding Group Bevavior: Consensual Action by Small Groups. vol. 1, pp. 221-251. Mahwah, New Jersey.
Huici, C.; Molero, F.; Gómez, A.; Morales, J.F. (Coord.) (2011): Psicología de los Grupos. Universidad Nacional de Educación a Distancia. Madrid.
Janis, I. L. (1982): Victims of Groupthink. (2ª edic.) Boston. Houghton Mifflin.
Janis, I.L. (1972): Victims of Groupthink: A psychological study of foreign-policy decisions and fiascos. Boston. Houghton Mifflin.
Kleindorfer, P.R.; Kunreuther, H.C.; Schoemaker, P.J.H. (1993): Decision Sciences: An Integrating Perspective. Cambridge University
Steiner, I. D. (1972): Group processes and productivity. New York: Academy Press.
Stoner, J.A.F. (1968): Risky and Cautions Shift in Group Decision: The Influence of Widely Held Values. Journal of Experimental Social Psychology, núm. 4, pp. 442-459.

Witte, E. H.; Davis, J. H. (1996): Understanding Group Behavior: Consensual Action by Small Groups. Ed. Witte & Davis, Vol. 1. Preface.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>