EL INVERSOR EMOCIONAL EN SIETE ACTOS

1. LOS AHORROS DE ANDRÉS. Andrés es un tipo corriente, con un trabajo estable mujer y tres hijos. Durante los últimos 10 años ha conseguido reunir unos ahorros que los ha ido cambiando de banco en banco, a través de imposiciones a plazo fijo buscando la mayor rentabilidad en cada momento. Pero con la caída de tipos de interés en el mercado y el límite impuesto por el Banco de España par los depósitos al 1,75% a un año, su retribución ha quedado muy mermada (habría que restar además la inflación del 0,305% en 2013). Todo eso sin contar la retención del IRPF del 21% que se aplica en estos casos por rentas de capital. O sea, Andrés se siente desanimado y desanimado de ver cómo sus ahorros languidecen y no sabe qué hacer (desánimo, impotencia).


2. LA INVERSIÓN “CHOLLO”. Recientemente ha oído hablar de una empresa en bolsa que se llama TECNOTOP (curiosidad, interés). Se trata de lo que se conoce como una “smallcap”, empresa de pequeña capitalización, de estrategias de crecimiento, con bajos beneficios pero según dicen los expertos con mucho “recorrido” al alza. No cotiza en el mercado principal, sino en el MAB (mercado alternativo bursátil) un segmento para empresas mas pequeñas. Está dirigida por un empresario revelación, muy agresivo, innovador que está consiguiendo unos contratos millonarios en diversos países.

3. JUAN “EL EXPERTO” EN ESCENA. Un compañero de trabajo, Juan, “experto” en estas cosas porque una vez hizo un curso de Bolsa, y sigue con interés el mundo de las acciones. Juan está muy “enterado”, le habla todos los días de lo bien que funcionan estas acciones, de su “performance” y del futuro comportamiento del valor (creación de expectativas) La verdad es que Juan tiene acciones de esta empresa y consume gran parte de su tiempo observando la evolución de gráficos y leyendo informes de análisis técnico. En 2013 la empresa subió nada más y nada menos que un 60% en su valor de cotización. Y en 2014 los inversores siguen apostando por este valor que lleva un aumento del 30% hasta la fecha.
Andrés no conoce mucho de estos temas de la bolsa más allá de lo que escucha en televisión y lee en prensa. Su compañero Juan, insiste una y otra vez, en que está perdiendo la oportunidad de su vida. Andrés se lo está pensando (indecisión) porque no quiere meter la pata con sus ahorros (incertidumbre, temor). Tras unos días de reflexión (duda) Andrés decide dar el paso. Da la orden a su banco e invierte todos sus ahorros en acciones de TECNOTOP. La decisión se ha basado en la rentabilidad de este valor durante los dos años anteriores y por otra parte de la influencia que ha ejercido su compañero Juan, que anímicamente le ha convencido (contagio emocional).

4. LA VIDA ES BELLA. Durante la semana siguiente Andrés sigue con interés la cotización del valor en un portal financiero. El valor sigue un rally alcista moderado pero firme y esa semana sube un 2,5%. Andrés saca cuentas y ve que su beneficio está subiendo, lo comparte con Juan, su mujer, amigos, … (Juan ya habla de plusvalías, no ha ido hablar del beneficio “potencial” que no real. Los inversores siguen apostando por el valor y en el mes siguiente mantiene su escalada alcista. El ambiente de euforia es manifiesto entre los inversores que se congratulan con su inversión. El contagio emocional es evidente y se entra en una escalada anímica que retroalimenta y exagera las bondades de la elección (entusiasmo, euforia, excitación …). Nuestro amigo Andrés comparte con su familia y amigos este estado de ánimo (satisfacción, gratificación, regocijo …). Todo parece ser perfecto en su vida, parece incluso que los problemas y dificultades se perciben como menores (distorsión de la realidad). Cuando el valor está en plena escalada algunos fondos de inversión empiezan ya a vender, a “realizar beneficios”. Son los expertos del mercado.

5. UNA PIEDRA EN EL CAMINO. Semanas después, un lunes Andrés pone la radio mientras va el trabajo y la batería de malas noticias financieras se suceden. Las principales economías europeas confirman su entrada en recesión (dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo), en EEUU se han publicado los últimos indicadores avanzados (índice de confianza del consumidor de la Universidad de Míchigan, matriculaciones de vehículos del último mes, consumo de energía … ) todos ellos negativos. El Banco Central de Japón publica los últimos datos de su deuda pública que muestran un repunte de su tasa de endeudamiento, …
El martes y miércoles un rosario de malas noticias se suceden: dos grandes gestoras de fondos, británica y norteamericana, deshace (venden) todas sus inversiones en euros por temor a un colapso económico en la zona euro y varias casas de análisis recomiendan la venta de valores de alto riesgo (entre los que están TECNOTOP). Consecuencia: los días sucesivos el valor inicia un desplome progresivo … En esta fase de la tendencia bajista entran masivamente los llamados “short-sellers”, inversores que aprovechando el ciclo bajista toman acciones en préstamo, las venden en el mercado a su precio actual y esperan a que el valor se desplome para entonces recomprarlas y devolverlas. Como son muchos los vendedores y escasos los compradores, esto empuja más el valor hacia el descalabro, produciendo lo que en economía se conoce como “profecías auto-cumplidas”. Junto a ello, los mercados de derivados (unos activos financieros que no son acciones pero que su comportamiento de precios afecta al valor de las acciones) empujan a los mercados a la debacle. Muchos pierden, unos pocos ganan.

6. LA TRISTE REALIDAD. La última semana Andrés ve como se devalúa su inversión, no puede dar crédito a lo que sucede… (sorpresa, incredulidad) para poco a poco pasar a un estado de miedo que aumenta a medida que toma consciencia de lo que está pasando (pánico, pavor). Su estado anímico se deteriora y decide vender precipitadamente sus acciones aun perdiendo gran parte de sus ahorros (desesperación, estrés, sentimiento de derrota). Tras cursar la orden de venta observa que apenas ha recuperado la mitad de sus ahorros … (abatimiento, tristeza).

7. ACTO FINAL Y MORALEJAS. Días mas tarde, con el ánimo decaído, reflexiona sentado frente a la ventana de su salón mientras toma una taza de té. Se siente frustrado y consternado, con una mezcla de irritación por lo que él considera que ha metido la pata (sentimiento de culpa). Piensa en el compañero que le aconsejó … Ahora siente y proyecta sobre él un sentimiento de aversión (proyección de la culpa). Vive en una mezcla de vergüenza y bochorno al pensar en su suegro por lo ocurrido (su suegro le advirtió de los riesgos de la Bolsa). Se siente decepcionado y ha desarrollado un fuerte rechazo hacia la Bolsa y todo lo que huele a acciones.

MORALEJAS:
Invierte tus ahorros en aquello que conozcas.
Busca el asesoramiento de profesionales.
No te dejes llevar por las opiniones de conocidos “expertos”
No pongas todos tus ahorros en el mismo sitio.
No inviertas bajo estados de euforia o desinviertas bajo estados de tristeza o bajón.
Desconfía de las inversiones “milagro” de bajo riesgo. Simplemente no existen.
Rentabilidades pasadas no tienen porqué suponer rentabilidades futuras.

“El mercado puede permanecer irracional más tiempo del que usted puede permanecer solvente”.
John Maynard Keynes (1883 – 1946), economista británico

Eduardo Alonso Mollar

2 comentários sobre “EL INVERSOR EMOCIONAL EN SIETE ACTOS

  1. I like what you guys tend to be up too. Such clever work and coverage! Keep up the very good works guys I’ve incorporated you guys to my personal blogroll. gccgkdeafcab

  2. I truly appreciate this post. I’ve been looking all over for this! Thank goodness I found it on Bing. You’ve made my day! Thanks again! cddfkcdgaekg

Responder a Johne676 Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>