EL INVERSOR EMOCIONAL EN SIETE ACTOS

1. LOS AHORROS DE ANDRÉS. Andrés es un tipo corriente, con un trabajo estable mujer y tres hijos. Durante los últimos 10 años ha conseguido reunir unos ahorros que los ha ido cambiando de banco en banco, a través de imposiciones a plazo fijo buscando la mayor rentabilidad en cada momento. Pero con la caída de tipos de interés en el mercado y el límite impuesto por el Banco de España par los depósitos al 1,75% a un año, su retribución ha quedado muy mermada (habría que restar además la inflación del 0,305% en 2013). Todo eso sin contar la retención del IRPF del 21% que se aplica en estos casos por rentas de capital. O sea, Andrés se siente desanimado y desanimado de ver cómo sus ahorros languidecen y no sabe qué hacer (desánimo, impotencia).

Seguir leyendo

IMPORTANCIA DE LAS EMOCIONES EN LAS DECISIONES DE GRUPO. EL CONTAGIO EMOCIONAL

Si a veces fuéramos conscientes de nuestro estado emocional y del impacto que ese estado anímico ejerce sobre las decisiones que tomamos, creo que nos lo pensaríamos dos veces antes de decidir. Si tal decisión queda a nivel del individuo quizás la trascendencia es menor, como mucho la “mala” decisión afectará a su entorno inmediato. Pero el grado de relevancia se acentúa si la decisión afecta a miles o millones de seres. Decisiones de estado, relaciones bilaterales, conflictos bélicos, inversiones en activos financieros cuyo volumen de fondos desestabiliza un sistema económico, etc. Si fuéramos capaces de discernir sobre la dimensión o alcance de una mala decisión, exploraríamos mejor nuestros sentimientos, nuestra consciencia en el momento de decidir y prever consecuencias indeseadas.

Seguir leyendo