IMPORTANCIA DE LAS EMOCIONES EN LAS DECISIONES DE GRUPO. EL CONTAGIO EMOCIONAL

Si a veces fuéramos conscientes de nuestro estado emocional y del impacto que ese estado anímico ejerce sobre las decisiones que tomamos, creo que nos lo pensaríamos dos veces antes de decidir. Si tal decisión queda a nivel del individuo quizás la trascendencia es menor, como mucho la “mala” decisión afectará a su entorno inmediato. Pero el grado de relevancia se acentúa si la decisión afecta a miles o millones de seres. Decisiones de estado, relaciones bilaterales, conflictos bélicos, inversiones en activos financieros cuyo volumen de fondos desestabiliza un sistema económico, etc. Si fuéramos capaces de discernir sobre la dimensión o alcance de una mala decisión, exploraríamos mejor nuestros sentimientos, nuestra consciencia en el momento de decidir y prever consecuencias indeseadas.

Seguir leyendo